Bleach Adventure Shinigami

Bleach Adventure Shinigami. Tu Aventura Rol, Ven y Vive la Experiencia
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» ficha de noxar
Mar Dic 24, 2013 2:14 am por osky

» Hejtor vs Cross
Jue Sep 06, 2012 4:28 am por tuxico

» buenas me presento ;D
Miér Jun 13, 2012 11:23 pm por Nicol Destiny

» Me presento
Sáb Feb 18, 2012 6:40 am por Byakuya-Kuchiki

» Bleach Online (The Game)
Miér Ene 04, 2012 4:45 am por neff10

» Pide tu cancion
Miér Dic 28, 2011 1:56 am por Iammurlock

» me presento
Vie Nov 18, 2011 7:32 am por kazemaru

» Mil disculpas
Dom Nov 06, 2011 4:33 pm por Haruna

» Ulquiorra vs Haruna
Dom Nov 06, 2011 4:31 pm por Kon

Vota BAS
Vota por nosotros y ayudanos a crecer. TOPLIFE
Reloj
User del mes
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Compañeros
Crear foro

Comparte | 
 

 Mi fan-fic de Oblivion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Fufiroth
Espada N°1
avatar

Mensajes : 237
Monedas : -560

MensajeTema: Mi fan-fic de Oblivion   Miér Ago 11, 2010 12:49 pm

(OFF: he escrito este fan-fic siguiendo mas o menos la historia de mi personaje de Oblivion. No es exactamente el juego original porque tambien me baso en algunos mods que le instale al juego, asi que si hay algo que no os suena, sera eso. Agradeceria que pongais desde vuestro punto de vista si os gusta o no, y agradeceria que me dijerais un sitio para poner este Fan-fic

Bueno, espero que os guste ^^)



Prólogo

La noche era tranquila en la ciudad, pero no para algunas personas. Raminus Polus caminaba lentamente en el Palacio de la Ciudad Imperial, en la cuarta planta. Llevaba su mismo traje azulado de mago, pero este iba acompañado de una capucha tambien azulada, impidiendo que los guardias lo reconociesen. Estaba nervioso, muy intranquilo, mientras no paraba de mirar a los lados. Aquella persona en la que estaba pensando, podria estar alli, observandolo. Acabo deteniendose en la puerta que habia en esa planta, y acabo cruzandola, para entrar en un pasillo circular, parecido al de antes, pero un poco mas estrecho. Un monje ciego, que portaba una cinta tan blanca como su tunica tapando completamente sus ojos, lo estaba esperando. Raminus saco de su tunica un pergamino y se lo dio al monje, que en cuanto lo tuvo en sus manos, se quito la cinta que portaba para ver el pergamino. Una vez que el monje asintio al ver el pergamino, le indico con un gesto que le siguiese. Raminus asintio, y ambos caminaron de nuevo por aquel pasillo. Llegaron en poco tiempo a una puerta muy parecida a la anterior, que abrieron de par en par para descubrir una gran biblioteca. Esta era circular, y unicamente tenia estanterias pegadas a la pared circular, con miles de libros ademas de varios objetos distintos. En el centro, habia una escalera circular que daba a otra serie de estanterias , como otra especie de planta circular. Alli estaba el canciller Okato, que estaba esperando pacientemente sentado en una silla.

-Okato: Gracias Serhyn, puedes retirarte.

El monje asintio y se fue cerrando la puerta. Raminus se quito la capucha para dejar descubierta su cara, que no estaba presentable. Daba signos de haber estado varias noches en vela. Okato le señalo una silla.

-Okato: Sientate, por favor…

Raminus obedecio y lentamente se sento en la silla. Ambos estaban dispuestos a hablar

-Okato: Bueno, vamos a lo que vamos… ¿has notado algun cambio en la Universidad Arcana?

-Raminus: Hace 3 años que si… Las cosas no pueden ir peor…

-Okato: Te recuerdo que tu lo permitiste.

-Raminus: No tenia eleccion…

-Okato: Lo se Raminus… pero esto no puede seguir asi… hace ya mucho que se hizo con el poder. ¡Por los Nueve! ¿Cómo una persona es capaz de hacernos todo esto? Hannibal Traven no puede haber elegido a otra persona peor… Mira como se ha equivocado…

-Raminus: Al principio nos fiabamos de el, puesto que el mismo competia contra la Nigromancia… Pero despues de que acabase con el mismisimo Mannimarco, y fuera nombrado Mago Supremo, estuvo ausente unos dias… Para entonces, estaba dando sus primeros pasos con el aprendizaje de la Nigromancia… Despues de unos sucesos un tanto extraños, como la extincion de los estudiosos de la Vida, los Albamantes, vino un dia a la Universidad Arcana… Llevaba en su mano el dedo de mi hijo…

-Okato: No estamos aquí para lamentarnos, Raminus. Estamos aquí para decidir que hacer. No podemos seguir asi. Esos Nigromantes pasean como si nada por la Universidad Arcana. E incluso se les permite llevar cadaveres para experimentar con ellos. Desde que la Nigromancia fue aprobada, las cosas han empeorado.

-Raminus: Ni siquiera intentaron esos Nigromantes hacerse mas amigables, aun dejándoles utilizar nuestras instalaciones en la Universidad Arcana. Y van ocupando lo que pueden. El sotano de La Zona del Mago está totalmente ocupados por ellos.

-Okato: Normal, allí hay un sótano que se sello hace mucho tiempo por Traven. Desde allí se accede a su sede, del cual aún desconocemos su paradero. Solo Traven lo sabía, y se esforzó mucho por cerrarlo como es debido.

-Raminus: Y ahí es donde ese desalmado pasa la mayor parte del tiempo. Pero eso no es todo. En Los Archivos Místicos ya hay muchos ejemplares sobre ‘’Estatutos de la No Vida’’, es horrible.

-Okato: Y que lo digas.

-Raminus: Y de vez en cuando se hacen duelos de magia entre los Nigromantes y los Magos. Y si en esos duelos hay un muerto, da igual de que lado este, los Nigromantes se lo llevan para experimentar con el. Lo peor de todo es que no puedo echarlos del gremio, pues son distintos. Tienen otras normas muy diferentes al Gremio de Magos.

-Okato: Si… Las cosas no pueden ir peor ahora... Por cierto… ¿Cómo se llamaba ese desalmado?

Raminus al oir a Okato se callo. Le daba miedo pronunciar su nombre, pero después de lo sucedido, no podía callarse. Se quedo pensativo, asimilando lo que iba a decir.

-Raminus: Hace tiempo que ese desalmado cambio de nombre, pero ahora, se le conoce como Demrhy…

-Okato: Esperemos que pronto lo podamos detener… pero el tiempo se nos acaba, Raminus. El puede ascender a mucho mas. El reinado de Cyrodiil sigue llevándose por el Consejo de Ancianos. Aun no hemos encontrado el sucesor al trono. Los portales de Oblivion hace 4 años que se cerraron...

-Raminus: Hablando de eso ¿Cómo esta el campeón de Cyrodiil?

-Okato: Bien, al menos asi estaba cuando lo vi la ultima vez que lo vi. Por cierto, dentro de poco va a haber una reunión general. Por supuesto, esta será completamente secreta, y vendrán todos los condes de las principales ciudades. Aparte de ellos vendrán los representantes de los gremios, como por ejemplo, el jefe del Gremio de Luchadores, Juglin.

-Raminus: No se si esta situación beneficiara a otros gremios…

-Okato: ¿De que hablas?

-Raminus: Hablo de la Hermandad Oscura, o del Gremio de Ladrones…

-Okato: El Gremio de Ladrones no existe, y lo sabes tu perfectamente.

-Raminus: Dices que no existe, entonces ¿Quién robo el Pergamino hace 2 años y medio? Se encontró mas tarde un escrito en el que el mismísimo Zorro Gris admitia haberlo robado entrando en esta misma sala y engañando a los Monjes Ciegos.

-Okato: Eso son tonterías y falsedades. Ese escrito pudo escribirlo cualquiera.

-Raminus: Pero también esta como prueba el follón que se armó con Hieromirus Lex. En una sola noche hubo una gran serie de robos por todos lados, además de varias notas que firmaba el propio Zorro Gris.

-Okato: No discutamos sobre ello, además, no creo que beneficie a ninguno de esos dos gremios. El Gremio de Ladrones, en caso de que existiera, solamente se dedican a robar, mientras que la Hermandad Oscura, únicamente asesinan. Ademas, no creo que tengan ningún contacto con ellos, aparte de los ‘’contratos’’ con ellos que al parecer, se cumplen incansablemente…

Un silencio estremecedor se apoderó de la sala. Los dos se quedaron en silencio, sin saber que decir.

-Raminus: Bueno, creo que debería marcharme, a ver si consigo dormir de una vez...

-Okato: Si, yo debería volver arriba, a mi habitación… No se cuanto faltara para que el guardia de mi dormitorio se percate de que no estoy allí.

-Raminus: Menuda seguridad teneis aquí… por cierto ¿Quién es ese monje de antes? No es ciego, como deberían ser los demás.

-Okato: Se trata de Serhyn, es un monje, pero a diferencia de los demás, no esta ciego, sino mudo. Lo asigne aquí hace poco, asi que digamos que esta libre de toda sospecha. Tiene una buena historia.

Raminus se levanto mientras asentía. Se fue a la puerta, y desde el otro lado, Serhyn la abrió. Al parecer había estado allí todo el rato.

-Okato: No te olvides de la próxima reunión, te llegara una nota en secreto diciéndote el dia y la hora. No faltes.

-Raminus: Me veras allí, te lo aseguro.

Raminus se fue con Serhyn para que le acompañase al final del palacio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gintoki
Fullbring
avatar

Mensajes : 141
Monedas : 275

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Lun Ago 23, 2010 7:55 pm

Pues no se ningun sitio donde puedas dejar esto fufi, pero te lo has currado! ^^ ejem ejm...yo no soy el zorro gris ejem ejem !
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fufiroth
Espada N°1
avatar

Mensajes : 237
Monedas : -560

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Lun Ago 30, 2010 1:26 am

(Siento la espera, aqui va la segunda parte, tuve problemas y ocupaciones, pero al menos encontre un rato¡¡ xD)

Capitulo 1: Aethena

Amanecia. La Torre de Oro Blanca se iluminaba radiante como todos los dias, y las personas se levantaban para ver de nuevo, como cada dia, los comercios activos. Habian incluso personas que se iban corriendo para conseguir cuanto antes, un ejemplar de El Caballo Negro. En esos momentos, un carromato pasaba por el puente, tirado fuertemente por 2 caballos negros. Habian 2 personas conduciendo el carromato, y apenas habian entrado en el puente. Solamente se oia el canto de los pajaros y el ruido de los caballos trotando a traves del puente, hasta que una de las dos personas le dijo a otra.
-Despierta a la chica, ya se hizo de dia, y ademas, ya llegamos a la Ciudad Imperial.
La otra persona, perezosamente, dio unos golpes a la puerta.
-¡Despierta! ¡¡Jovencita, ya hemos llegado!!.
En el interior del carromato, Aethena, se despertaba dificultosamente. Tuvo que estirarse y ganas de dormir para no despertar jamas, puesto que estaba agotada, pero la sensacion desaparecio en cuanto recordo donde estaba y porque.
-¡Ya voy!-grito desde dentro.
Una vez que estuvo despejada completamente y hubo preparado algunas cosas, se asomo fuera del carromato. Estaban justo delante del porton de la Ciudad Imperial. La joven Imperial cogio su gran bolsa y se la colgo. Bajó del carromato y se dirigio a los conductores del carromato.
-Gracias por el viaje-dijo sonriente- esto.... ¿cuanto os debo?.
-Pues... deberian ser 20 oros- dijo uno de ellos.
Aethena pago dando las gracias de nuevo y se dirigio al porton de la ciudad. Se dirigio a uno de los Guardias para pedirle amablemente que le abra el porton. El Guardia obedecio sin decir nada. Una vez que Aethena entro, vio la Plaza de Talos maravillada. Habia una estatua en el centro, una estatua de Akatosh, y la gente paseaba alegremente alrededor de ella, conversando las ultimas noticias, o comentando como se pueden combatir de mejor modo las ratas de las alcantarillas.
Despues de un rato caminando por la ciudad, acabo llegando al Barrio del Mercado. De golpe, un Alto Elfo la sorprendio diciendole con voz energetica.
-¡Ten aqui un ejemplar del Caballo Negro!- y acabo dandole una hoja apresuradamente. Aethena se alejo unos pasos mientras oia como aquel tipo decia que tenia ejemplares para todos. Reviso lo que decia el articulo principal: ''La Nigromancia ya lleva 3 años en rigor sobre Cyrodiil''. El articulo no la sorprendio bastante. Ya le habian advertido sobre cosas parecidas. Doblo el papel cuidadosamente y se lo guardo. Empezo a caminar un poco, mientras oia a los comerciantes gritar:
-¡Golpe y Porrazo! !!Tu tienda con mejores armas¡¡.
-¡La mejor Defensa! ¡¡Las mejores armaduras de toda Tamriel aqui reunidas!!
-¡Elegancia Divina! !!Viste la mejor ropa de Cyrodiil!!
Aethena siguio caminando mientras oia mas ofertas y anunciantes de sus tiendas. Acabo por ir a uno de los Guardias.
-Perdone- empezo ella- ¿el camino mas corto para ir a la Universidad Arcana?-.
-Si- respondio el Guardia, que empezo a sacar un mapa y a marcar en el el camino desde ahi.
Una vez que termino de marcarlo, se lo dio sin decir nada y volvio a su puesto original.
-¿Que es lo que les pasa a los Guardias de esta ciudad?-susurró.
-Estan muy desanimados, como siempre.
Aethena se dio la vuelta y vio a un Nórdico con una túnica verde. Era ancho, con el pelo muy blanco y no muy largo.
-¿Vas a la Universidad Arcana no?- pregunto el.
-Si- dijo Aethena- y por la ropa que llevas todo indica que debes de ser de alli, ¿no?.
-Si, soy un Aprendiz aun, pero tengo posibilidades de ascender. Por cierto, me llamo Tendrin.
-Encantada, soy Athenea- ambos se dieron la mano- esto... ¿podrias llevarme a la Universidad Arcana? No entiendo esto...- le enseño el mapa que le dio el Guardia.
-Bah, los Guardias hace 3 años eran mucho mejores, ya sabes, antes de que empezara la Nigromancia a dominar Cyrodiil. Ven, sigueme.

* * *

Una vez que llegaron, Tendrin la dejo para volver al Barrio del Mercado. Aethena camino hacia la primera puerta que vio, justamente delante suya. Suspiro y entro dentro del edificio. Alli habia una sala circular con otras puertas y un circulo que era de transporte. Habia una persona sentada junto a una mesa, anotando varias cosas ahi mismo. Aethena no perdio tiempo y se dirigio a esa persona timidamente.
-Hola... me llamo Aethena...-.
La persona levanto la vista y exclamo.
-¡Ah! tu debes de ser Aethena... Agatha me hablo bien de ti... Me llamo Raminus Polus- ambos se estrecharon la mano y seguido, Aethena saco una carta de su bolsa y se la tendio a Raminus.
-Es una carta de Agatha, asegurando la recomendacion.
Raminus cogio la carta y la leyo lentamente. Cuando terminó, saco una hoja de un cajon y empezo a apuntar varias cosas.
-¿Nombre completo?-preguntó mientras escribía.
-Aethena Yres-.
-Bien...-apuntó ya la procedencia de la chica, puesto que ya sabia de sobra gracias a Agatha de donde venia- Hablame un poco de ti ¿como conociste a Agatha?.
-Pues... yo paseaba tranquila por las afueras de Leyawiin, y entonces oi unos gritos. Me acerque corriendo a ver que pasaba, y vi que Agatha estaba siendo atacada por un troll. Entonces le grite qe se refugiase y bastaron varios hechizos de fuego para acabar con el troll. Luego me entere de que era la directora del Gremio de Magos en Leyawiin y quiso instruirme porque dijo que veia un gran talento en mi, con la Destruccion para ser mas exactos.
-¿y que dijo tu familia?.
-Bueno... mi familia es muy pobre y humilde, hacemos lo posible por mantener nuestra casa, asi que Agatha prefirio darme todos los recursos disponibles, aunque tuviese que sacarlos de su propio bolsillo. Al principio, mis padres se quisieron negar, no porque no les interesasen mis aptitudes, sino porque no querian aceptar limosna. Entonces Agatha les dijo que yo misma podria ganarmelo haciendo varias tareas o favores por ella, y entonces aceptaron.
-Vale, ¿cuantos años tienes?-pregunto Raminus.
-Unos 20-contesto Aethena fugaz.
-Bien, por el momento debo quedarme aqui, pero se de alguien que puede guiarte por este lugar, por el momento tendras una semana de prueba, si veo que los demas profesores tienen buena actitud contigo, estaras definitivamente dentro.
-Bien.... ¿y quien puede guiarme?.
En ese momento, se abrio la puerta, descubriendo a una mujer al otro lado.
-Ah, Bothiel, ven aqui, ha llegado una nueva alumna.
Bothiel asintio y dijo:
-Asi que eres una nueva alumna, soy Bothiel, la ayudante de Raminus.
-Encantada, soy Aethena- ambas se estrecharon la mano- ¿podrias decirme donde puedo dejar todo esto e instalarme?- señalo su propia bolsa.
-Ah, eso, ven aqui, por cierto, bienvenida.
Bothiel la cogio de la mano y se dirigieron afuera, al interior de la Universidad Arcana. Aethena se quedo impesionada de cuantos magos paseaban por todos lados, algunos intercammbiando ideas, o otros portando y enseñando sus bastones a sus compañeros. Pero no faltaban los Nigromantes. Estos se mantenian alejados de los demas, en pequeños grupos.
-Ven aqui, te voy a llevar a la Zona del Mago- le dijo Bothiel.
-Esta bien.
Se dirigieron a una de las puertas que habian aparte de las otras no muy cercanas, que supuso Aethena que llevaran a otra parte. Una vez dentro, Bothiel la subio apresuradamente arriba, evitando a los Nigromantes que salian del sotano de abajo. Llegaron a una estancia llena de camas, cada una con sus respectivos baules. Tambien habian unos pocos escritorios, mesas y estanterias.
-Bueno, bienvenida a la Zona del Mago, aqui dormiras y guardaras tus cosas. Esta prohibido terminantemente comer aqui, lo hacemos para evitar que entren bichos, como es lo logico- dijo Bothiel apresuradamente- busca tu baul, debe de tener tu nombre escrito.
Aethena obedecio y vio una cama con un baul que tenia su nombre en un pequeño rincon del cuarto. Dejo alli su bolsa.
-Bueno, aqui tienes tu llave del baul y la llave para entrar y salir siempre que quieras de la Universidad- Bothiel le dio sus llaves- ¿Que pasa? ¿No dices nada?.
Aethena se sonrojo cuando sostuvo sus llaves en la mano.
-Pues.... estoy muy contenta de estar aqui por fin.....-.
-Bien.... mira, se que es repentino, pero tengo que marcharme porque estoy ocupada.... ¿No te importara verdad? ¿Sabras tu explorar esto y no perderte?.
-No, estare bien en serio, ademas, asi me da tiempo a estar aqui, organizando mis cosas...- dijo timidamente.
-Bien- dijo Bothiel mientras se dirigia a un armario y lo abria. Saco de dentro una tunica verde y examino su interior para descubrir el nombre de Aethena grabado en su interior. Se lo tendió.
-Esta sera tu tunica de aprendiz. Con ella pasearas en la Universidad y en las clases.
Aethena la cogio y la puso delante suya, para verla mejor. Era la misma que la de Tendrin. Mientras la observaba, Bothiel abandono la sala. Aethena no pudo contener una lagrima de alegria y acabo derramandola suavemente sobre su rostro, pero se la limpio apresuradamente.
-Por fin en la Universidad Arcana...-dijo al fin.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fufiroth
Espada N°1
avatar

Mensajes : 237
Monedas : -560

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Lun Sep 13, 2010 10:51 am

Capitulo 2: Situación.

Aethena, despues de instalar sus cosas en su baúl y de ponerse su túnica rápidamente, oyó unas voces en el piso de abajo, y no parecían muy agradables. Estaban discutiendo, pero no a tanto como para llegarse a insultarse. Las voces se acercaban lentamente al piso de arriba.
-Te digo que el Camaleón es mejor que la Invisibilidad-dijo una voz femenina.
-¿Y ser descubierto a la primera? paso- aquella era una voz masculina, pero con la voz que sonaba a ronca.
-Te camufla y puedes ocuparte tambien de otras cosas, como abrir una puerta o un cofre, asi no te tienes que concentrarte tanto para mantenerte en la invisibilidad.
-Pero el Camaleón es muy facil de....
Las 2 personas abrieron la puerta entrando en el cuarto. Eran 2 aprendices con la misma túnica que la de Aethena.
-Mira, si me vas a discutir tendre que...
La chica se interrumpió en cuanto miró hacia Aethena. La chica llevaba el pelo rojizo y muy largo, y se notaba que era una Imperial. En cambio, el chico, era un Argoniano.
-Mira, a ti no te habia visto antes- dijo la pelirroja dirigiéndose a Aethena- ¿eres nueva?.
-Si...-contestó Aethena tímidamente- me llamo Aethena.
-Yo me llamo Dinnae- se dieron la mano- y el se llama Tarak-Min...-eso lo dijo Dinnae señalando al Argoniano-pero llamalo ''Mini''.
-No la hagas caso- se trató de defender el Argoniano ante el comentario.
-Si ella no lo hace ella verá. Los demas te llaman así gracias a mí.
Dinnae sonrió despues de decirlo, mientras el Argoniano se apartaba para buscar unas cosas en su baúl.
-¿Y de dónde eres, Aethena?- empezó a hablar Dianne.
-De Leyawiin...
-Anda, mira por donde- Dianne apuntó a Marak-Min- él tambien, pero se crió en la ciénaga.
El Argoniano las ignoraba mientras seguía buscando una cosa en su baúl.
-¿Y hace cuánto que estas aquí?.
-Desde esta mañana.
-¿Y ya te han enseñado todo esto?.
-No, Raminus y Bothiel tenían prisa, y me dejaron asi tal cual...
-No me sorprende, esos 2 no estan muy bien de la cabeza.
-Estan mejor que tu, eso esta claro-dijo Marak-Min.
Dianne se rió, pero aquello no duró demasiado.
-Si quieres te muestro el lugar ahora mismo, no tengo nada que hacer salvo incordiar a este, lo cual no resulta muy entretenido.
-Ademas, tengo que devolver un libro a los Archivos Místicos.
-Bueno, será lo mejor- dijo Aethena- necesito conocer el lugar lo mejor que pueda.
-Bien- dijo Dianne- vamos.
Las 2 salieron de la Zona del Mago con un poco de prisa. Aún el lugar estaba tal y como lo vió Aethena antes de entrar en la Zona del Mago, lo cual no le sorprendió mucho. Despues de caminar un poco por el semicírculo que contenía todas las salas de la Universidad Arcana, Dianne empezó a explicarle desde la primera puerta mientras caminaba.
-Esto es el Lustratorium. Es el lugar del cual cogemos los ingredientes para la Alquimia. Está custodiada por Julienne Fanis, que anda siempre ocupada en muchas mezclas. Una cosa, cuando la veas trabajando, no se te ocurra hablarla, si no, te cogerá manía.
-Lo dices como si no quisiera que me pasase-dijo Aethena un poco curiosa.
-Esque te puede pasar igual que a mi, llamé su atención de la peor manera mientras trabajaba. Ahora ni me acerco a ella.
Ambas rieron mientras continuaban caminando. Dianne le señaló la siguiente puerta.
-Esto es el Chironaniun, aqui se fabrican hechizos y bastones nuevos. Está dirigido por Delmar, un hombre un poco mayor ya para estas cosas.
Aethena asintió mientras veía a otros alumnos salir de ese lugar.
-Una cosa, ¿como es que la Zona del Mago es un poco reducida para tantos Magos que hay aqui?-preguntó ella.
-Ah, eso es porque hay algunos que se alojan en ''La posada de todos los santos'', en el Barrio del Templo. Incluso hay Magos que poseen su propia casa en la Ciudad Imperial.
-Ya veo.
A pocos pasos de allí, se hallaba la siguiente puerta.
-Esta es la Sala de Práctica. Aquí la gente suele practicar sus hechizos contra objetivos. La mayor parte Destrucción. No está muy vigilada que digamos, al antiguo dirigente se lo cargaron unos Nigromantes.
Aethena se estremeció al oír eso. ¿Cómo era que permitían semejante salvajada?-
Llegaron a la puerta del medio, una que era mas sosa que las demas, en las que habían 2 Magos de Batalla charlando. Dianne la ignoró totalmente y quiso seguir adelante.
-Espera, ¿cuál es esa puerta?.
-Eso es la Torre de Vigilancia Imperial. Ahí dentro no se le permite la entrada ni al mismísimo Mago Supremo, puesto que únicamente es para los Magos de Batalla.
-Aham...
Caminaron y pasaron de la puerta de la Zona del Mago hasta llegar a la siguiente.
-Aquí tienes los Archivos Místicos. Es una biblioteca no muy grande, pero muy útil, tiene bastantes libros muy buenos, pero lo malo es que está dirigido por Tar-Meena, una Argoniana muy maniática del orden. No le gusta que desaparezca o le pasen algo a sus libros. Aqui hay que tener cuidado con los libros, no con ella.
-De acuerdo... ¿te tiene manía?
-No, esta aún no.
Pasaron a la última puerta que había en el semicírculo.
-Esto es el Centro Praxográfico. Aquí lo que se hace es practicar la Alquimia, y está dirigida por Borissean, un hombre del que no se sabe mucho.
-¿Y eso?
-Apenas habla, pero las clases las da muy bien.
Aethena escuchó una voz detras suya. Se volvió para ver a una Maga Erudita dando clase en mitad del aire libre, ella estaba en el atril y los Magos Aprendices y Nigromantes (cabría destacar que se dividían en 2 grupos distintos en los bancos, no estaban mezclados) en los bancos, sentados mientras oían lo que decía la Maga.
-Y esos son la clase de lugares en las que crece la Raíz de Nirm. Bien, mañana mas, eso es todo.
Los Aprendices se empezaron a dispersar, al igual que los Nigromantes y la Maga Erudita, dejando el lugar un poco abandonado.
-Y ahí es donde se dan clases teóricas, una al día, nada mas, asi que ahí mi consejo es que te enteres bien a la primera.
Siguieron caminando un poco hasta sentarse en un banco.
-¿Bueno, tienes alguna duda?.
-Bueno... ¿los Nigromantes por donde entran y salen? no vi ninguno en la Ciudad Imperial, unicamente aquí.
-Eso es porque el sótano de la Zona del Mago les pertenece. Solo sabemos que desde ahí se accede a su verdadera guarida, situada en algún lugar de Cyrodiil.
-Ya veo... y una cosa mas, ¿de dónde vienes tu exactamente?.
-¿Yo? pues de Bravil. Se me daba bien la Alteración. Pero desde mi punto de vista, abrir los cerrojos con la magia se me daba bastante bien. Era algo que siempre aprovechaba. Podría haberme unido al Gremio de Ladrones, pero se me daba mejor la magia, no usar ganzúas.
-¿Pero ese gremio existe de verdad si o no? No lo tengo muy claro.
-Bueno, yo prefiero pensar que si, al menos para tener algún lugar al que ir en caso de que las cosas me vayan mal.

Las chicas siguieron hablando hasta que las primeras estrellas empezaban a cubrir el cielo. Entonces decidieron seguir hablando en la Zona del Mago, en la planta superior, entre otras cosas, porqe empezaban a tener un poco de frío. Una vez ahí siguieron hablando mientras la habitación se estaba empezando a llenar de personas. Tarak-Min se unió mas tarde a la conversación. Cuando todos estuvieron, apareció Bothiel.
-A ver todos vosotros, nada de hablar ahora mismo, teneis que estar descansados para mañana. Y una cosa, nada de comida.
Bothiel empezó a apagar las velas encendidas mientras los ocupantes se iban tumbando en sus camas. Dianne mascuyó algo mientras Bothiel se iba.
-¿Que pasa?-preguntó Aethena.
-Nada, es solo que hoy a venido Bothiel, si hubiera sido Raminus, nos habría dejado hasta mas tarde.
-¿No quieres que Bothiel te tenga manía?
-Ni yo ni nadie.
-Al final Dianne tendra que seguir las normas si o si- dijo Marak-Min mientras reía.
-!!Mini, a dormir¡¡- exclamó Bothiel desde fuera.
Tarak-Min dió un gruñido mientras se iba a su cama. Poco a poco, los Aprendices se iban durmiendo.

* * *

Muchas horas mas tarde, bien entrada la noche, en el Palacio de la Ciudad Imperial, Raminus entraba encapuchado en la planta baja del lugar. En cuanto entró vio a 2 Legionarios custodiando una puerta. Raminus les enseñó un sello que tenía en un papel y los Legionarios le dejaron pasar a una sala gigantesca, rodeada de columnas y una mesa de piedra enorme, con muchas personas reunidas rodeándola totalmente. A pesar de que era muy de noche, las velas conseguían que la sala fuese tan blanca como lo era de día. Las personas no paraban de murmurar por lo bajo, pero se callaron en cuanto vieron a Raminus entrar. Una figura se levantó de su silla, mostrando claramente que era el canciller Okato.
-Bienvenido, Raminus... Coge asiento, te estabamos esperando...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fufiroth
Espada N°1
avatar

Mensajes : 237
Monedas : -560

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Dom Sep 19, 2010 3:28 pm

(OFF: bueno, aqui va otro capitulo, espero hacer uno a la semana )

Capitulo 3: Reunión

Raminus miró la enorme sala en la que se encontraba. Todas las sillas alrededor de una gigantesca mesa de piedra estaban ocupadas, menos una, que al parecer era la suya. Se dirigió a ella rápidamente y en silencio. Una vez que se sentó, Okato comenzó a hablar.
-Bien- empezó- ya estamos todos, asi que por favor, ir diciendo de uno en uno vuestros nombres y quiénes sois.
Okato señaló a una persona para que empezara, y una a una fueron presentandose todas las personas.
-Marina Carvain, condesa de Bruma.
-Arriana Valga, condesa de Chorrol.
-Andel Indarys, conde de Cheydinhal.
-Regulus Terentius, conde de Bravil.
-Marius Caro, conde de Leyawiin.
-Corvus Umbranox, conde de Anvil.
-Tertis Jugle, Campeón de Cyrodiil.
-Emenia Vir, Directora del Gremio de Luchadores.
-Raminus Polus, Supervisor del Gremio de Magos.
Una vez que todos acabaron, Okato siguió hablando.
-¿Y el conde de Skingrad? ¿Por qué no ha aparecido otra vez?
-Ya lo conoces- contestó Tertis- nunca se muestra ante nadie.
-Bah, dejémoslo- dijo Regulus- no creo que aparezca nunca.
-Bueno- dijo Okato- es una pena, es un gran aliado del gremio de magos, nunca querría que nada malo le sucediese.
En ese momento, Raminus pensó débilmente ''no tienen ni idea''.
-Continuemos- siguió Okato- camaradas, hace ya 3 años desde que la Nigromancia ha entrado a formar parte de Cyrodiil después de que se le dedicaran años y años de esfuerzo para que esto no ocurriese, es mas, se sacrificaron muchísimas vidas para que esta desapareciese, pero por lo visto, no fue así. El esfuerzo que hizo Hannibal Traven no sirvió de nada. Esta es otra crisis a la que se enfrenta Cyrodiil, desde la anterior crisis de Oblivion, ocurrida hace...
-¿Y qué podemos hacer?-interrumpió Tertis bruscamente- ¿mandarme a lo mas profundo de Sacre Tor? A, no, me mandaréis al Paraíso de Camoran averiguando por mi mismo como salir de ahi...
-Tertis, ya se te pidieron muchos favores en el pasado, y te lo agradecemos todo de corazón, pero te agradecería que no me interrumpieses, no he acabado.
Tertis suspiró dejando que Okato siguiese.
-Como decía, esta es otra crisis como la de Oblivion, pero afortunadamente la terminamos y seguimos con vida. Las huellas de ese pasado se borraron con la desaparición total de todo rastro de sus portales y la restauración del Barrio del Templo. Los Cuchillas se encargaron de que no quedase ninguna criatura Daédrica.
-¿Y que pasa con Kvatch?-preguntó Marina Carvain- Seria bueno si la ciudad fuese restaurada.
-Por desgracia, la ciudad fue abandonada totalmente, y no pudo ser restaurada. Además, nadie quiere ser conde de esa ciudad, con lo cual, no podemos hacer nada. Bueno, seguiré, puede que hayamos acabado con una crisis, pero tenemos esta ahora mismo. Los Nigromantes rondan por ahí como si nada. Ademas, os traigo también malas noticias. Hablé con los embajadores de Morrowid sobre el tema, pero no quieren ayudarnos, simplemente, porque también los Nigromantes han empezado a hacer acciones por los demás sitios alrededor de Cyrodiil. Estamos ante un grave problema, eso esta claro.
-¿Y que sugieres que hagamos?- preguntó Emenia.
-Ahora os lo diré. El caso es que afortunadamente, pudimos interceptar una carta.
Okato sacó un papel para mostrarlo a todos.
-Es una carta falsa, la verdadera llegó como debía ser. El caso es que anuncia la visita de uno de los más poderosos Nigromantes para establecerse aqui, en Cyrodiil. Y eso supondrá muchos mas Nigromantes aquí, con mas fuerza y experiencia de la que podáis imaginar. El caso es que voy a proponer algo que no os va a gustar mucho. Podemos matarlo, si, pero eso supondrá declarar la guerra a todos los Nigromantes y no dudarán en matarnos a nosotros, sobre todo la seguridad ciudadana estará en peligro. El caso es que podemos asesinarlo sin que parezca que hemos sido nosotros, montándolo todo como si fuese un accidente. Para ello, propongo recurrir a la Hermandad Oscura.
-¡¡¿LA HERMANDAD OSCURA?!! ¡¡¿ES QUE HAS PERDIDO LA CABEZA?!!- gritó Andel Indarys.
La sala empezó a llenarse de susurros acerca de lo que estaba diciendo Okato. No estaban muy seguros de lo que debían de hacer, y también dudaban de la cordura de Okato.
-¡¡Inaceptable!!- gritó Raminus.
-¡¡Es una locura!!- gritó tambien Emenia.
-¡¡Este consejo perderá todo su honor!!- gritó Corvus.
-Calmaos todos- dijo una voz.
Todos se quedaron en silencio y dirigieron su mirada al origen de la voz, que era Tertis Jugle. Él, aburrido, se habia recostado sobre su silla y puesto sus pies encima de la mesa, tumbándose.
-Esta claro que hay que matar a ese Nigromante, pero no podemos ninguno de los presentes. Yo apoyo esa idea, se que no es muy recomendable, pero no nos queda otra, seguro que la Hermandad Oscura mata a ese bastardo sin que se sospeche de nosotros. Aunque sea sin simular ningún accidente.
Todos volvieron a susurrar, algunos dando también dando su aprobación. Otros dudaban de lo que de verdad querían hacer, pero no duraron así mucho tiempo, dando su apoyo desesperado. Todos asintieron a Okato.
-Bien- dijo el- en cuanto a contactar con esa hermandad de asesinos, uno de mis sirvientes, del cual no diré su nombre, tratará de contactar con ellos para darles el ''encargo'' y al menos suavizar un poco nuestra situación. ¿Queda alguna duda?
Los presentes negaron con la cabeza en silencio.
-Bien, entonces, esta reunión ha acabado, abandonar la sala y regresar cada uno a vuestras respectivas ciudades en silencio y sin sospecha.
Los presentes fueron abandonando la sala con tranquilidad, menos Raminus, que decidió por puro miedo volver a la Universidad Arcana corriendo. En su interior no estaba tranquilo, y dudaba completamente de aquel ''metodo'' propuesto en la reunión. Se golpeó la cabeza al caer por unas escaleras en la ciudad y se quedó en el suelo insconciente.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fufiroth
Espada N°1
avatar

Mensajes : 237
Monedas : -560

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Dom Sep 26, 2010 6:08 pm

Capitulo 4: Clases

Aethena se levantó sobresaltada al oir los gritos de Bothiel para despertar a todos los Aprendices. Vió que hasta algunos ya se habían cambiado y estaban a punto de irse a las clases que tenían previstas para hoy. Aunque vió que Dianne seguía tapada con las mantas y cubriendo su cara con la almoada. Lo único que podía distingirse de ella era su cabello rojo extendido sobre ella.
-Venga Dianne, que Bothiel nos está levantando...-dijo Aethena mientras la sacudía un poco.
-Solo 5 minutos mas...-dijo Dianne mientras no se movía.
-Vamos, que tenemos que ir a desayunar a la Universidad...
-Aqui no se desayuna- dijo Tarak-Min, que se había levantado y ya estaba listo.
-¡¿COMO?!- exclamó Aethena.
-Hay que irse a cualquier lugar de la Ciudad Imperial para comer algo, porque aqui no se puede. Bothiel lo tiene muy prohibido.
-¿Y a dónde iremos?.
-Supongo que a la Posada de Todos los Santos...- dijo Dianne mientras conseguía sentarse en su cama y vigilar al resto de los Aprendices- pero antes tenemos que arreglarnos, mi pelo siempre se me desordena por la mañana.- Dianne se levantó y se dirigió a su baúl, sacando de el sus cosas.
-¿Y como desayunaremos? No tengo mucho oro...
-De eso no te preocupes- dijo calmadamente Dianne mientras se peinaba.
-Cierto, Dianne y yo somos hábiles robando.
Aethena les miró un tanto asustada, pero ambos le dieron señas de que estaban bromeando exageradamente. Al final, cuando los Aprendices se fueron por si lado dejándolos completamente solos, sacaron muchas magdalenas que había en el baúl de Dianne y comieron deprisa para no ser descubiertos. Al final, se fueron rápidamente de la Zona del Mago, cada uno con sus propios pergaminos y plumas. Llegaron al lugar de los bancos, que estaba casi toda ocupada, por los Aprendices y Nigromantes pero afortunadamente consiguieron un sitio cada uno.
Después muchos minutos y de oir quejas de los Aprendices que no habían podido desayunar, llegó una Maga Erudita un poco cansada y situó su libro sobre el atril.
-Buenos dias, jóvenes Aprendices. Hoy hablaremos sobre los vampiros, unas criaturas que habitan en las cuevas, fuertes, o incluso como dicen, en las alcantarillas de nuestra propia ciudad. La enfermedad de los vampiros es conocida como la Hemofilia porfiria, que se te contagia con solo dar un mordisco a tu cuerpo. Para que la enfermedad actúe, solamente tienes que...
Se interrumpió al ver que Bothiel se acercaba a ella y le pasaba sigilosamente una nota y se iba de inmediato. La Maga Erudita leyó el papel corriendo y enseguida lo ocultó junto a su libro. Siguió la clase como si no le hubieran dado ninguna nota.
-Bien, como decía, para que la enfermedad actúe como es debido, solo tenéis que esperar tres días mientras duermes. Así actuará y la enfermedad te dominará completamente transformándote en vampiro, pero no seréis tan tontos como para dejar que eso pase ¿verdad? Eso espero, no queremos que acabéis vosotros siendo unos desgraciados que se dediquen a asaltar a inocentes pueblerinos. Bueno, pero siempre hay remedios para eso...
La Maga Erudita abrió el libro.
-Si ya tienes la enfermedad, pero estas solamente en la primera fase, solamente teneis que beber una pocion de curar enfermedades, como si tal cosa ¿alguien puede decirme sus ingredientes?
Un Aprendiz levantó la mano y la Maga Erudita le dió la palabra.
-Raíz de Madrágora y una Taza Hongo Escarlata.
-Bien- aprobó la Maga Erudita- pero claro, una vez que también tienes la enfermedad y llegas a la fase en la que eres un vampiro, ya la cosa se pone muy difici, aún no se ha descubierto una cura total, pero estamos a la espera de ello, puesto que lo estamos investigando al saber que la cura existió muy antiguamente. Ahora también podemos destacar sus puntos débiles, consistiendo en su poca resistencia al fuego, y en el sol, que les hace daño.
-Pero también tienen sus puntos fuertes- dijo un Nigromante mientras sonreía.
-Ya empezamos otra vez...-suspiró Dianne- lo odio.
La Maga Erudita miró unos segundos al Nigromante callada y siguió.
-Si, es cierto, tienen sus puntos fuertes, tienen mucha fuerza y agilidad, aparte de ello, son muy resistentes a las enfermedades y al parálisis, lo que los convierte en duros rivales. El consejo que yo os daría sería que siempre buscaseis un buen método para quemarlo aunque sea con una simple antorcha.
La clase siguió sin cambios, en la cual, Aethena anotaba prácticamente todo lo que decía la Maga Erudita. Cuando terminó la clase, los Aprendices y los Nigromantes empezaron a dispersarse. Dianne estuvo a punto de irse, pero sin embargo, vio que a la Maga Erudita se le caía el papelito que le dio Bothiel antes, pero estaba cerca de ella, con lo cual no lo podría coger así como así. Se dirigió a Aethena.
-Aethena, distráela un poco.
-¿Como?- respondió ella dudando.
-Tu hazlo.
Dianne la cogió de los honbros y la impulsó a que fuera con la Maga Erudita. Aethena logró llamar su atención y empezaron a hablar.
-Perdone, pero tengo una duda señora.....
-Harren, llámame maestra Harren- contestó ella agobiada.
-Esque queria saber... ¿como es eso de los vampiros en las alcantarillas de la Ciudad Imperial?.
-Ah, eso. Verás, al parecer desde siempre han sido ocupadas por ellos, pero hay una orden en la Ciudad Imperial que se encarga de mantenerlos a raya, sobre todo porque son peligrosos. No te recomendaría que fueses por ahi.
-Ya veo... bueno, gracias.
-De nada, si quieres saber mas sobre vampiros de otras regiones, puedes probar en los Archivos Místicos.
Aethena se fue de nuevo con Dianne hasta un lugar un poco apartado. Cuando vieron que no había nadie y que Harren se fue, Dianne sacó el papelito y lo abrió.
-Un momento, ¿como has...?
-Telequinesis- dijo Dianne- se le cayó a Harren al suelo y solo necesitabas que la distrajeras.
-¿Esto no es ilegal?.
-¿Enterarse de los trapos sucios de la Universidad? no lo creo.
Empezaron a leer la nota.

Este es un comunicado hacia todos los Magos Eruditos de
la Universidad Arcana. Raminus Polus está herido, al parecer se dió un golpe
en la cabeza o fue golpeado por alguien en la cabeza, el caso es que está aora bien atendido.
Nadie debe de saber esto, tenedlo en cuenta, no queremos que entre los Aprendices
hayan preocupaciones o que los Nigromantes sepan nada

Bothiel.


-Como si me fuera a preocupar- dijo Dianne.
-A saber que le ha pasado...
-Ten, quema esto, no necesitamos que el resto sepan que tenemos esto- dijo Dianne tendiéndole el papel.
Aethena quemó el papel dándole un simple toque, haciendo que se redujera en seguida en cenizas.
-¿Y ahora que tenemos que hacer?- preguntó ella.
-Bueno, aqui nunca hay horarios, tu tienes que estudiar por tu cuenta y todo eso, la clase de antes solo fue un apoyo. Normalmente voy después a la Sala de Prácticas a entrenar mi poco uso de la Destrucción.
-Pues te acompaño... hace tiempo que quiero saber como puedo practicar una Descarga...
Ambas se fueron a la Sala de Prácticas, mientras tanto, Tarak-Min estaba organizando sus cosas en la Zona del Mago. Notó que una persona estaba detrás suya. Al darse la vuelta, vio a Bothiel tendiéndole un papel.
-Tienes una carta, Mini. Es de tu familia...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eucliwood Chado
Shinigami 11º Escuadron
Shinigami 11º Escuadron
avatar

Mensajes : 8
Monedas : 110

MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   Mar Mar 01, 2011 11:19 pm

Siguelo >.< mola bastante
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi fan-fic de Oblivion   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi fan-fic de Oblivion
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Hola a todos.. me presento soy Oblivion

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bleach Adventure Shinigami :: Off-Topic :: Fan Fics-
Cambiar a:  


Get your own Chat Box! Go Large!
Crear foronombreEden's Garden HotelHitman WorldSaint Seiya RevolutionDangerous LoveSS Eternal SpiritBleachHollowRealm
Foros gratis en ForoActivo | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Denunciar un abuso | foro gratis